domingo, 4 de febrero de 2018


Yo, frente al Arco de Triunfo. (Foto: Ahmed Velázquez).
El Arco de Triunfo es el símbolo más representativo y uno de los más emblemáticos de París, la capital francesa, y no solo por la historia que encierra, sino por todo lo que hay a su alrededor, y porque uno puede estar horas mirando solo lo que pasa a su alrededor, pues su belleza natural y su simbolismo van más allá del tiempo.

Está ubicado en la Plaza de la Estrella, que debe su nombre a las 12 avenidas que convergen a ese lugar, entre las que se destaca otro símbolo: los Campos Elíseos.

Su construcción fue ordenada por Napoleón Bonaparte en 1806, como homenaje a la batalla de Austerliz, y fue inspirado en la arquitectura romana. En cada uno de los cuatro pilares de la construcción (de 50 metros de alto por 45 de ancho), hay un significado: el triunfo, la resistencia, la paz y La Marsellesa.

Otros símbolos del Arco de Triunfo son los nombres grabados en sus muros de los revolucionarios de la época, los generales del imperio de Francia, las victorias de Napoleón y la tumba del Soldado desconocido en la Primera Guerra Mundial con este epitafio: «Aquí yace un soldado francés que murió por la Patria 1914-1918». 


Ahmed, José Luis y yo. Santana detrás de la cámara.
Ahora recuerdo aquella tarde de junio de 2001 en la capital francesa, sentado en la Plaza Charles de Gaulle frente al Arco, con mis colegas Ahmed Velázquez, Armando Santana y José Luis Blanco, que pasamos horas disfrutando de tanta felicidad ocular, por tanta belleza y tanto simbolismo.




viernes, 2 de febrero de 2018

Después de unos meses fuera de esta faena, viuelvo a este, mi espacio personal, para seguir intercambiando ideas e información con personas de buena fe de todo el mundo.

La ausencia ha sido por varios motivos que no vienen al caso, pero les aseguro que a partir de este momento vuelvo a ser yo, porque soy un bloguero por naturaleza, furibundo, y no puedo estar alejado mucho tiempo de este espacio que me da y me quita el sueño.

Acaba de comenzar el 2018 y este será un año lleno de retos profesionales y personales, y aquí estoy, de cuerpo entero, mente y alma para encararlos. Así que, nuevamente, bienvenidos a mi orilla, desde Cuba, esta isla maravillosa donde hay un río y crece una palma, con todo lo que eso significa.

sábado, 30 de septiembre de 2017

Esta es una estatua humana que encontré en el Parque Nacional El Ávila, en lo más alto de Caracas.

Parecía que no respiraba, inmóvil, aunque sabía que la gente pasaba y se detenía a mirarlo, porque al Monte El Avila, en su parque, miles de personas llegan cada día hasta su cima.


Yo no pude detectar ni siquiera su respiración, por lo tanto era una estatua, solo que de carne y hueso, con una postura y una quietud impresionante.

Esta es solo una de las miles de maravillas de Caracas, esa capital emblemática no solo de Venezuela, sino del mundo.


lunes, 18 de septiembre de 2017

Nunca conocí personalmente a Omayda Alonso, la directora de Radio Reloj, pero desde hace mucho tiempo sé de su vida y de su obra por otros colegas, por el propio medio en que nos desarrollamos.

Por eso me duele su muerte, tan prematura, en la madurez de su carrera, cuando le quedaban tantas cosas por hacer, tanto por aportar a ese medio que minuto a minuto da noticias para mantener informada a la audiencia, al cual le dedicó con brillantez y entrega los últimos 10 años de su vida.

Nada que se escriba cuando alguien muere es suficiente para rendirle tributo, para apaciguar un poco el dolor que ocasiona la muerte a sus familiares y a quienes la rodean. Pero he necesitado escribir estas líneas, sencillas pero como mi pequeño homenaje a un ser humano extraordinario que desde ya deja un gran vacío en todos y en todo.



domingo, 10 de septiembre de 2017

Esta es una imagen de facebook que a mí me da la idea de cómo somos los cubanos (y eso nadie no los puede quitar porque está en la sangre) ante los diferentes momentos de la vida. Cuando la miré a primera vista me ratificó esa convicción y créanme que comencé a asombrarme al leer la mayoría de los comentarios y como no me conformo con haber dado mi opinión en esa red, prefiero personificarlo en mi blog, que es mi espacio personal.

Creo que a algunos se les ha ido la mano y hasta con ofensas. Cada quien tiene el derecho de actuar de la forma que quiera en situaciones determinadas y pueden ser actitudes criticables siempre que haya una razón de peso. Pero en este caso, ¿cuál es el delito? Es una actitud, quizás diferente pero una actitud.

El fotorreportero tilda la situación de «increíble», otra no escribe porque se le puede ir la mano y ofender, otro los tilda de estúpidos, otro que hay que meterlos presos; otro «descaraditis exhibicionista» y hasta una acusación por dinero mal habido; «pérdidas de valores, decadencia, indignación». ¿Será posible?

Solo Ernesto Agustín Vera González es atinado en su opinión porque en verdad así somos los cubanos y todos no podemos actuar mecánicamente, como si fuésemos robot, que por cierto mucho daño le ha hecho a nuestro país.

¿No decía el ilustre Benito Juárez que el respeto al derecho ajeno es la paz? Yo solo me guío por la foto y a mí lo que me parece es gracioso, y si se reflexiona ¿alguien sabe lo que les ha pasado a esos que juegan dominó? A lo mejor tienen más problemas en sus casas por «Irma» que todos los criticones juntos, y han buscado esa vía de escape para aliviar tensiones.

En fin, creo que ofender por ofender sí es una actitud incompatible con las normas de conducta y decencia. Si quieren jugar dominó debajo del aguacero, pues que jueguen, eso a la verdad, a nadie le importa. Y no digo más, para que me critiquen también.


Desde mi orilla

Este es mi espacio personal para el diálogo con personas de buena voluntad de todo el mundo. No soy dueño de la verdad, sino defensor de ella. Vivo en un país libre y siento orgullo de ser cubano.
Con la tecnología de Blogger.

Followers

Páginas vistas en total

Ads 468x60px

Featured Posts

Entradas populares